Bakumatsu Yôkai Sensô

Abril de 2018, se ha jugado 1 partida.

Este es un lugar para aquellos que quieren a la vez jugar a Bakumatsu Yôkai Sensô y fomentar el desarrollo de nuevos contenidos.

Puedes leer sobre este proyecto en esta introducción, volver a la sección principal, o visitar la página del juego.

3-4-2018
Esta fue una partida dentro de las Jornadas Omicron, la cual se llamaba El Rey de la montaña. Éramos 6 personas, aunque acabamos cinco de ellas por ausencia de uno de los jugadores por motivos externos. La elección que escogimos fue la siguiente: un samurái, un luchador de sumo, un Hikeshi (un bombero de época), un onmyouji (ocultista/mago) y un actor Kabuki. Las referencias pueden no ser exactas, lo lamento de antemano pero mi ignorancia.
La partida era de corte mazmorreo, lo cual fue curioso. Empezamos viajando y estando en una taberna disfrutando del espectáculo que el actor Kabuji quería darnos. Pronto unos ronin borrachos y armados con katanas (presumiblemente bandidos) decidieron armar gresca en la taberna y amenazar al actor, el cual respondió con agresividad provocando su ira, llegando estos a desenvainar las armas. Así empezó la pelea, en la que todos los jugadores nos involucramos y reducimos a los bandidos, sin llegar a matarlos. Al poco llegó el jefe de la aldea, que nos pidió que los dejásemos libres debido a que sería peor para el pueblo si los matábamos.
Nos contó que eran bandidos de las montañas, al servicio del autodenominado Rey de la Montaña, y que tenían a s hija secuestrada, estando atado de pies y manos, aunque debido a nuestras acciones casi la daba por pérdida. Visto lo visto, decidimos ir a darles su merecido, y después de aprovisionarnos partimos para el lugar, en una antigua mina de plata abandonada.
De camino vimos en una paso estrecho a una mujer sentada, que resultó ser un yokai, que estaba acompañada por otro que nos emboscó. No recuerdo los nombres, la mujer se transformó en una serpiente (como una naga) y el otro era una araña con cabeza de toro, que podía cambiar de forma también (aunque mantenía la cabeza de toro). Logramos acabar con la “mujer” y haciendo huir a su compañero que se fue nadando (no sin antes tirar al agua al luchador de sumo y dejarlo herido junto al hikeshi).
Luego llegamos a la mina abandonada, y para no hacer spoilers por ser una parte muy entretenida, decir que acabamos con los bandidos, aunque uno murió de una trampa que no detectamos. Destacar que logramos liberar a la hoja del jefe de la aldea, y con respecto al Rey de la Montaña, una parte muy interesante y que se saldó sin muertes, comprometiéndose a no atacar más aldeas.
¡Larga vida al Rey de la Montaña!
Un enlace a la foto porque no sé como hacer para pegarla y que se vea, soy así de cutre.
https://scontent.fmad7-1.fna.fbcdn.net/v/t34.0-12/29939740_1669309353159042_397390121_n.jpg?_nc_cat=0&_nc_eui2=v1%3AAeGrRBu4HKYA8illPbheZUm2MrsBpYqjHC_EIWR1rOt3DDPrBWQmXFW7_kSgnI9lfhXw1UoqDhtSDm2TNcDE4jxIyXdvrTqPVNH5ztI9osUllQ&oh=acb548d40891d42648ec5dbea92390af&oe=5AC66B5F