Tesoro y Gloria

Mayo de 2018, se han jugado 7 partidas.

23 partidas desde el principio de los tiempos.

Este es un lugar para aquellos que quieren a la vez jugar a Tesoro y Gloria y fomentar el desarrollo de nuevos contenidos.

Puedes leer sobre este proyecto en esta introducción, volver a la sección principal, o visitar la página del juego.

También puedes ver cómo fue en .

15-5-2018
Regresamos con nuestros Victoriosos aventureros a la infame Casa de Huesos. Esta vez son directamente amenazados por los Caminantes de la Bruma para que exploren por ellos las profundidades, y no les queda más remedio que acceder. Pero tienen un plan. En un diario que descubrieron en la expedición anterior leyeron que en las profundidades podría haber otra salida. Su única esperanza, encontrar dicha salida y burlar así a sus extorsionadores.

Una vez más abajo, sufren un encuentro con un gurón que por suerte termina sin víctimas mortales. Descubren más nichos e ídolos mortuorios, e incluso un pequeño altar que les permite invocar las almas que estos ídolos contienen, gracias a las cuales consiguen bastante información. Dos de los soldados que les acompañaban mueren arrastrados por una criatura misteriosa, luchan contra otra momia y recuperan la segunda mitad del bastón que habían acudido a buscar, además de hacerse con un generoso botín. Gracias al saber hacer de Ansi, el enano, logran encontrar la segunda salida y abrirla lo bastante como para poder huir por ella, aunque gravemente malheridos y dos de ellos arrastrando maldiciones momieriles.

En su regreso a Alkenburgo se topan con Gundar Otgarsonn, un paladín de la Cruz en santa misión para exterminar algún mal en el Gautenwald, acompañado de unos cuantos iniciados, que resulta ser mucho más amistoso de lo esperado. Al día siguiente, alcanzan finalmente Alkenburgo, generosamente cargados de Tesoro y con su encargo completado.

¡Y así termina la primera aventura de los Victoriosos, que orgullosamente hicieron honor a su nombre!